Santa Luisa: Lo digo muchas veces, pero nunca está mal ayudar a los demás. Lo que más me admira de ti es saber el buen corazón que tienen las personas como tú. Es decir, hacer algo sin recibir nada a cambio. Reciben la satisfacción de los demás y por lo tanto ellas ya se consideran felices. Si tuviera que decirte algo o que hicieras algo, no te diría nada, porque ya eres perfecta para mi y para Dios, que es lo más importante. Has sido y sigues siendo en nuestros corazones una persona increíble y admirable de verdad.


Autor: Estefanía

Datos de la carta: 3º ESO. Colegio San Alfonso